Plantas vivaces

¿Qué son las plantas vivaces?

Se dicen muchas cosas poco acertadas respecto de las plantas vivaces, llamadas también plantas perennes.

Las vivaces, una vez plantadas, en su inmensa mayoría, crecen y florecen durante años sin dar problemas ni preocuparnos por sus condiciones de vida.

Por regla general, son especies poco exigentes. En un suelo que no sea demasiado húmedo durante el invierno, la mayoría de plantas no precisan ninguna precaución especial contra los fríos. Si sus tallos desaparecen en el otoño vuelven a brotar y revivir cada año con la llegada de la primavera.

Las variedades que son más sensibles al frio, precisan ser protegidas por una cobertura de hojas secas, que para evitar ser arrastradas por el viento, deben cubrirse con una piedra lisa.

La principal diferencia entre las plantas vivaces y las anuales, obviamente radica en que estas últimas florecen durante un único año, mientras que aquellas reflorecen año tras año, incluso durante mucho tiempo.

Todas las plantas vivaces son herbáceas, es decir, que sus tallos, sus hojas y sus flores se renuevan periódicamente, renaciendo de la raíz que queda bajo tierra durante el invierno.

Pero también existe cierto número de ejemplares en los que el follaje se mantiene permanentemente. Este es el caso de las plantas “tapizantes” o “cubre-suelos” cuyos tallos y hojas se mantienen intactos incluso en las épocas más duras, no impidiéndoles florecer en su momento oportuno.

 

Achillea 'Fanal', Monarda 'Gardenview Scarlet' AGM, Echinops ritro 'Veitch's Blue', Digitalis ferruginea, Agapanthus and Cotinus

 

Disposición de las plantas vivaces en el jardín

Las características habituales de las plantas vivaces, su rusticidad, duración, etc., hacen aumentar su valor en un jardín; ahora bien, aunque estas cualidades son muy apreciables, conviene tener en cuenta también otros elementos muy importantes como el trazado del jardín, sus características, la estación en la que es más agradable la estancia… Todos estos planteamientos han de hacernos reflexionar antes de la plantación.

No podemos olvidar, el uso de tutores en aquellas variedades de porte alto a fin de reforzar la vegetación. En realidad, esto se limita a un pequeño número de plantas como los “Delphinium”, ya que las otras variedades generalmente precisan soportes mucho menores.

 

plantas vivaces

 

Elegir las plantas más interesantes

Sabemos que existen jardines reducidos en los que la superficie rectangular normal tiende ella misma a imitar arriate defendida por un seto o empalizada.

Estos últimos delimitan el jardín en el que el centro está ocupado por césped.

Cuando esta situación es precisamente imposible de modificar, es siempre aconsejable reducir los problemas que causan las borduras herbáceas.

Es preciso seleccionar primero cuidadosamente las plantas vivaces que sean combinables con los arbustos de ornamento.

La gama de especies perennes es muy amplia: unas forman un precioso tapiz sobre el suelo, otras soportan notas muy vivas de color y forman conjuntos muy apreciados, sobre todo cuando los arbustos no tienen flor.

 

Las “islas vivaces”

Las particularidades de las “islas vivaces” es la de poder ser admiradas desde todos los ángulos y ser mucho más accesibles que los clásicos arriates herbáceos.

Dada su disposición, es sumamente fácil limpiar y escardar las malas hierbas.

Todas las plantas de estas “islas vivaces” se benefician de la luz, están suficientemente espaciadas como para no debilitarse y alcanzan con facilidad su altura natural.

Este tipo de plantación es de un efecto mucho más espectacular que las borduras herbáceas y la renovación de las plantas deterioradas puede efectuarse sin ninguna dificultad; esta renovación debe estar prevista, para cierto número de ejemplares solamente, pocos años después de la plantación si se desea que las vivaces se mantengan muy floríferas y conserven su vitalidad.

Por otra parte, la sustitución depende de otro elemento de importancia: la distancia de los grupos de vivaces y su disposición.

Es conveniente agrupar juntas un cierto número de vivaces semejantes, en lugar de dispersarlas, de desparramarlas al azar con el peligro de repartirlas inevitablemente.

 

plantas vivaces

 

Vivaces tapizantes

Son aquellas especies que recubren el suelo formando una verdadera cubierta o alfombra vegetal. Este tipo de plantación se usa como alternativa a las superficies que se quieren mantener verdes sin necesidad de recurrir al césped.

Las plantas tapizantes, que tienen la característica de ser resistentes, con baja necesidad de mantenimiento y sin requerir un riego constante, nos permiten cubrir terraplenes y superficies irregulares, disimulando las rugosidades del terreno y aportando una imagen verde de nuestro jardín.

El uso de estas plantas también permite cubrir o tapizar paredes, rocallas y vallas, por ejemplo, en una terraza.

Algunas plantas vivaces tapizantes (por orden alfabético):

Ajuga reptans, Alyssum saxatile, Arabis caucasica, Arenaria montana, Armeria marítima, Aubrieta deltoidea, Campanula portenschlagiana, Cardamine pratensis, Cerastium  tomentosum, Cymballaria muralis, Dianthus deltoides, Dichondra, Erigeron mucronatus, Erodium, Gypsophila repens, Iberis sempervirens, Lysimachia nummularia, Potentilla nítida, Sagina subulata, Saponaria ocymoides, Saxifraga arendsii, Thymus serpyllum, Verbena repens, Veronica repens…

 

plantas vivaces

 

Fuentes: “Plantas Vivaces” de Roberto Guillén Andreu; Wikipedia; Pinterest; martapuig.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *