Archivo | Enero 2016

Rosas liofilizadas

Rosas liofilizadas. Rosas eternas

Imagino que en más de una ocasión, al visitar una floristería, habrás experimentado una gratísima sensación admirando un curioso y bonito producto: la Rosa Liofilizada. A veces les dan otro nombre como Rosa Eterna, Rosa Seca, o Rosa de Seda.

Rosas liofilizadas Garden RivasSon hermosas rosas con llamativos colores (rojo, amarillo, burdeos, naranja, azul, morado…, incluso negro) que suelen vender se por unidades -dentro de preciosos contenedores de plástico transparente- o incluso en ramos, con un tacto idéntico al de una rosa recién cortada y un aspecto natural, pero eso sí, mucho más duradera que una rosa fresca.

Estas rosas son totalmente naturales, pero a diferencia de las frescas, las liofilizadas están sujetas a un proceso de conservación denominado “liofilización“.

Gracias a este proceso, las flores pueden durar entre 3 y 5 años, tan frescas como el primer día, pues se sustituyen sus líquidos naturales por una mezcla líquida de glicerina, agua y colorantes, de ahí sus llamativos colores.

Evidentemente, este complejo proceso de conservación al que son sometidas, hace que el coste de las rosas liofilizadas, sea más elevado que el de las flores frescas. Pero sin duda, merece la pena.

 

¿En qué consiste el proceso de liofilización?

La liofilización o deshidrocongelación es un proceso en el que se congela el producto y posteriormente se introduce en una cámara de vacío para realizar la separación del agua por sublimación. De esta manera se elimina el agua desde el estado sólido al gaseoso del ambiente sin pasar por el estado líquido. Para acelerar el proceso se utilizan ciclos de congelación-sublimación con los que se consigue eliminar prácticamente la totalidad del agua libre contenida en el producto original, pero preservando la estructura molecular de la sustancia liofilizada.

Como decimos, es muy valorado en el sector floral, aunque principalmente en la industria alimentaria para conservación de los alimentos y en la farmacéutica para conservar medicamentos, aunque también se puede utilizar para fabricar materiales como el aerogel o para hacer más conveniente el transporte de ciertos productos por reducción del peso. Es una técnica bastante costosa y lenta si se la compara con los métodos tradicionales de secado, pero resulta en productos de una mayor calidad, ya que, al no emplear calor, evita en gran medida las pérdidas nutricionales y organolépticas.

 

Etapas del proceso de liofilización

Fase 1: llamada etapa conductiva. Inicialmente, por el calentamiento de la muestra, la velocidad de sublimación crece rápidamente hasta llegar a un máximo. El tiempo para agotar esta fase es relativamente corto; en ella se lleva a cabo la mayor parte de remoción de agua del producto (entre 75-90 %), siendo el mecanismo preponderante la transferencia de calor por conducción.

Fase 2: Primera etapa difusiva. Muestra un descenso importante de la velocidad de sublimación debido a la formación de una capa porosa de material seco que opone resistencia creciente al flujo de calor y al vapor a medida que procede el secado.

Fase 3: Segunda etapa difusiva. La velocidad de sublimación continúa decreciendo de forma que se aproxima a cero. Esto debido a que el calor necesario para retirar el agua ligada es más alto que el calor de sublimación. Pues que la difusividad de los aromas disminuye sensiblemente cuando la humedad es pequeña es posible en esta etapa incrementar la temperatura de la calefacción y del producto hasta valores del orden de 50° C, dependiendo del material que se trate.

 

RosasLiofilizadas

 

Uso y Conservación

Por último, te detallaremos las condiciones para que tus rosas eternas, sean lo más eternas posible:

  • Han de estar en lugares secos y cubiertos, ya que no pueden hidratarse, hay que evitar colocarlas en lugares húmedos. En definitiva, no pueden tocar el agua, pues se hidratarían y perderían la conservación
  • Se les puede añadir -en pequeñas cantidades- esencias aromáticas
  • No pueden recibir luz directa solar

 

rosas-liofilizadas-2 rosa-roja-2

 

Ya solo nos queda, animarte a disfrutar de estas magníficas flores, que a buen seguro, decorarán tu casa como solo las flores pueden hacer.

 

Fuentes: Garden Rivas, Wikipedia

Bonsái

Bonsái, es una palabra de origen japonés que significa literalmente cultivo en bandeja (bon = ‘bandeja’ + sai = ‘cultivar’), y consiste en el arte de cultivar árboles y plantas, reduciendo su tamaño mediante técnicas, como el trasplante, la poda, el alambrado, el pinzado, etc., y modelando su forma para crear un estilo que nos recuerde una escena de la naturaleza.

 

Bonsái

Origen

El arte del bonsái se originó en China hace unos dos mil años, como objeto de culto para los monjes taoístas. Para ellos era símbolo de eternidad, el árbol representaba un puente entre lo divino y lo humano, el cielo y la tierra.

Durante siglos la posesión y el cuidado de los bonsáis estuvo ligado a los nobles y a las personas de la alta sociedad. Según la tradición, aquellos que podían conservar un árbol en maceta tenían asegurada la eternidad. Así fue como los monjes disponían los árboles pequeños en vasijas a lo largo de las escaleras de los templos y hasta eran fuente de culto.

En el sur de China, este arte consistía en transmitir todas las características de un árbol desarrollado en la naturaleza a un árbol pequeño cultivado en maceta. Se buscaba reproducir estos árboles según los existentes en las altas montañas por lo cual utilizaban sólo especies que existían en los montes y que ya poseían formas especiales en su intensa lucha contra las adversidades climáticas.

Fue llevado a Japón hace unos 800 años.

Un bonsái no es una planta genéticamente empequeñecida. Se mantiene pequeña dándole forma, podando el tronco, las hojas y las raíces cada cierto tiempo, dependiendo de la especie. Si se cultiva adecuadamente, sobrevivirá el mismo tiempo que un árbol normal de la misma especie, pero si se hace de forma incorrecta, probablemente morirá.

En general, cualquier especie arbórea o arbustiva puede ser cultivada como bonsái, pero las más apreciadas por los aficionados son aquellas que poseen las hojas pequeñas de forma natural y además son resistentes al cultivo en maceta, como por ejemplo, las especies de los géneros: Acer (arce), Pinus (pino silvestre), Ulmus (olmo), Rhododendron (azalea), Ficus (higuera), Olea (olivo), Juniperus (enebro), etc.

Un bonsái suele exponerse en un tokonoma acompañado de un cartel (kakemono) y una planta de acento (shitakusa) o un suiseki (piedra-paisaje japonesa), aunque en este caso lo apropiado sería denominar a esta piedra como tenseki, ya que sólo se trata de piedras que representan la estación del año (invierno, primavera, verano u otoño) con relación al bonsái y no necesariamente tienen las características propias de un suiseki.

 

Bonsái   Bonsái Bonsái Bonsái Bonsái Bonsái Bonsái Bonsái

 Diferentes tipos de bonsáis: cítricos, olivos, Zelkovas, Parvifolias etc…

Cultivo y cuidado

El cultivo y cuidado de Bonsái abarca las técnicas para cultivo de pequeños árboles en recipientes, denominado bonsái en la tradición japonesa de esta forma de arte. Existen prácticas similares en otras formas de arte japonés y otras culturas, incluido el saikei (japonés), penjing (chino), y hòn non bộ (vietnamita). Es difícil cultivar árboles en recipientes, que limitan el crecimiento de sus raíces, la absorción de nutrientes, y los recursos para transpirar (principalmente humedad del suelo). Además de las limitaciones a las raíces que imponen los recipientes, los troncos de los bonsáis, sus ramas, y follajes son manipulados y conformados en gran medida para alcanzar ciertos objetivos estéticos. Se utilizan herramientas y técnicas especiales para proteger la salud y el vigor de los árboles. A lo largo del tiempo, la manipulación artística de árboles pequeños en recipientes ha dado origen a varios métodos de cultivo y cuidado que satisfacen los requerimientos artísticos y prácticos del bonsái.

El término bonsái es en general utilizado en español como un término abarcador de todos los árboles en miniatura en recipientes o macetas. En este artículo bonsái es usado para denominar todo árbol que es cultivado en un recipiente que es conformado con cierta frecuencia, no solo uno que es mantenido según la tradición bonsái japonesa.

Es posible crear un bonsái a partir de casi cualquier especie de árbol o arbusto leñoso perenne1 que produzca ramas verdaderas y hacer que permanezca con dimensiones reducidas mediante confinamiento en maceta y podado de su fronda y raíces. Algunas especies son populares como material de bonsái ya que poseen ciertas características tales como hojas o agujas pequeñas, que las hacen apropiadas para el esquema visual compacto del bonsái. Las técnicas de cultivo de bonsái son diferentes de otras técnicas de cultivo de árboles en cuanto permiten que árboles maduros (aunque de dimensiones muy reducidas) crezcan en recipientes pequeños, sobreviviendo con estructuras radiculares y de fronda extremadamente limitadas, y que puedan soportar amplias y frecuentes manipulaciones relacionadas con su estilo.

 

Fuente: es.wikipedia.org
Material gráfico: GardenRivas.com